Pasar al contenido principal
¡Activa a tus niños con Yoga!
El yoga es una disciplina que les enseña a los pequeños a equilibrar cuerpo y mente, a conocerse a sí mismos y a experimentar periodos de relajación que los ayudan no sólo a mejorar el comportamiento sino la salud mental.

Muchos niños afrontan dificultades en sus actividades sociales relacionadas con miedos, estrés, agresividad, cansancio, ansiedad y falta de concentración que afectan su diario vivir.

Esta no es una condición aislada sino que cada día más pequeños se ven afectados por los problemas de los adultos; se asustan por las noticias en TV y la presión social los lleva a ser niños tímidos y retraídos.

En la búsqueda constante de padres y profesionales de la salud por encontrar opción que ayuden a los niños, ha surgido una alternativa saludable y natural que ha resultado efectiva en personas de todas las edades.

  • ¿Cómo beneficia a los niños?

Las posturas del cuerpo, que se utilizan para los niños, sirven para estimular y activar músculos, órganos, glándulas y articulaciones, mediante la imitación de posiciones que hacen los animales, esta técnica no sólo es beneficiosa sino que agrada a los niños por la cercanía con la naturaleza, un tema que les llama la atención.

La práctica se debe desarrollar a manera de juego, para que los chicos no sientan que se les están sumando más obligaciones adicionales a la escuela y las tareas de la casa.

Entre los beneficios se pueden sumar, la disciplina, la concentración, mejoras en el genio.

Los niños hiperactivos son un grupo que resulta muy beneficiado pues el yoga les ayuda a tranquilizarse y a relajarse.

Los cuerpos de los niños son muy flexibles y esto les permite disfrutar mucho más del ejercicio, en una buena práctica, en la que se conjuguen cuerpo y mente, con la música adecuada, los niños incluso pueden llegar a sentirse de nuevo como en el vientre materno, lugar donde experimentaros sus primeros estiramientos.

Cada niño es un mundo individual, pero se cree que el promedio ideal para empezar la práctica del yoga, son los 4 años, aunque en un niño cuya madre haya ejercitado su cuerpo con yoga durante la gestación y continúe haciéndolo con el bebé recién nacido, fácilmente puede lograrlo desde los dos años de edad. En cualquier caso, el yoga es recomendable por cuanto enseña a los niños como manejar su cuerpo, estimulando además la actividad cerebral y el desarrollo social.